Mostrando las entradas con la etiqueta EL LETRARIO ENCANTADO. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta EL LETRARIO ENCANTADO. Mostrar todas las entradas

viernes, 3 de diciembre de 2021

Ajedrez

 


 

 Yo juego un día blanco,

Él juega un día negro.

Yo avanzo con un sueño,

Él me lleva a la guerra.

Él me ataca los pulmones,

Yo pienso un año en el hospital,

Hago una combinación brillante

Y le gano un día negro.

Él juega una desgracia

Y me amenaza con el cáncer

(Que por ahora anda en forma de cruz),

Mas yo le pongo por delante un libro

Y lo obligo a una retirada.

Le gano otras cuantas piezas,

Pero mira, la mitad de mi vida

Está fuera de juego.

Oh, le daré jaque a tu rey y perderás el optimismo,

Me dice él.

No es nada, bromeo yo.

Pues hago el enroque de los sentimientos.

Detrás de mí la esposa, los hijos,

El sol, la luna y  otros mirones

Tiemblan ante cualquier jugada mía.

 

Yo enciendo un cigarrillo

Y sigo la partida.

 

Marin Sorescu


miércoles, 1 de diciembre de 2021

Una lagrima

 

Si una lágrima empaña tus ojos
por la tristeza de un inquieto amor,
no dejes que te envuelva de penas,
no temas si te llega dolor.
Si ves que la noche te ciega
y no encuentras valor,
que el viento se lleve mi alma
y el cielo mi corazón.
  
por viki 
 

martes, 30 de noviembre de 2021

Ya nada ahora

 


 

Largo es el arte; la vida en cambio corta
como un cuchillo. 

Pero nada ya ahora
—ni siquiera la muerte, por su parte
inmensa—
podrá evitarlo:
exento, libre,
como la niebla que al romper el día
los hondos valles del invierno exhalan,
creciente en un espacio sin fronteras,
este amor ya sin mí te amará siempre.

 

 

 

Ángel González


lunes, 29 de noviembre de 2021

Hijo de la noche

Necesario escribir, inventar la noche: 

sus estrellas 

sus lunas 

sus planetas...

 
Y así quede con mirada absorta hacia el vacío,
 la noche mensiono mi nombre: "...¡Yo también soy escritora!".
               
Comprendí que es ella quien me inventa,
y hoy al día, tu me deletreas.

 

Rebelde Luminar

viernes, 26 de noviembre de 2021

Arcoiris

 

Atrás hay huecos 
huecos a la deriva buscando el cauce...

Fluctuó pisando huellas
que trazan o no un camino,
quedo en hablar conmigo mismo
y olvido la cita.
Pertinente cualquier excusa
para saltarme el Llano en Llamas
donde el reflejo es del otro,
donde la voz suena extraña
voz apagada que narra
la vida que no es.

“Y quisieras
trazar a pinceladas imprecisas
pero decididas, el contorno del día a día 
que cicatriza imborrable
cuando seca.
No esperes.
Difumina la cobardía
en un borrón multicolor,
nube envolvente
de todo lo que queda por hacer”.


Rebelde Luminar

Moriré


 



Moriré de un cáncer en la columna vertebral
Sucederá en una noche horrible
Clara, caliente, perfumada y sensual.

Moriré de podredumbre
De algunas células poco conocidas.

Moriré por una pierna arrancada
Por una rata gigante salida de un agujero gigante.

Moriré de cien heridas
Porque el cielo caerá sobre mí
Y se romperá igual que el vidrio.

Moriré a causa de un grito
Que hará estallar mis tímpanos.

Moriré por magullamiento
Apaleado a las dos de la madrugada
Por matones calvos, indecisos.

Moriré sin darme cuenta que muero,
Enterrado bajo las ruinas secas
De mil metros de algodón hundido.

Moriré ahogado en aceite sucio,
Pisoteado por bestias indiferentes
Y, poco después, por bestias diferentes.

Moriré desnudo, o vestido de tela roja
O metido en un saco lleno de hojas de afeitar.

Moriré quizá sin haberme puesto
Barniz en las uñas de los dedos de los pies.
Y con las manos llenas de lágrimas.

Y con las manos llenas de lágrimas…
Moriré cuando me despeguen
Los párpados bajo un sol rabioso,
Cuando me digan lentamente
Maldades al oido.

Moriré de ver torturar a niños
Y a hombres asombrados y pálidos.

Moriré roído vivo
Por los gusanos.

Moriré con las manos atadas
bajo una cascada.

Moriré ardiendo en un incendio triste.

Moriré un poco, mucho.
Sin pasión,
pero con interés.
Y luego, cuando todo haya terminado…
Moriré.

 

 

Boris Vian

¡Aquel último beso!

Detalle del Beso de Auguste Rodin



Aquel último beso aún hace eco desde que tu ausencia es todo lo que tengo.

Aquel último beso aún alimenta el silencio de mis noches vestidas de invierno.

Aquel último beso aún se aferra a las cenizas de recuerdos que alguna vez ardieron.

Aquel último beso aún se hospeda en mis sueños y en el vestigio de un verso.

Aquel último beso aún ilumina la obscuridad de mi desvelo y las huellas de tu cuerpo.

Aquel último beso aún agoniza entre las páginas de un cuento que nunca fue nuestro.

Aquel último beso aún me dice que nada es eterno y que el amor es un poema sin dueño.

 

 

 

Roberth Kingsman


miércoles, 24 de noviembre de 2021

martes, 23 de noviembre de 2021

Simuladores

 


 

Aqui hay sombras:

 

   Juegan a ser autenticos y no saben.


 

 

Intercalan visitas dudosas

                                  

    en su laberinto por demas oneroso,

                                                   

           de sonrrizas vanas

                                                    

           de abrazos borrosos

                                                     

           de empatias soterradas

 

     que se creen florecientes de petalos informes 

                                     extraviados en espinas de  soledad.


 

 

 

Mas,

  simulan,

      

que es

        lo único

         que saben hacer,

                    

lo único

         que son.

 

 

 

Rebelde Luminar

 


𝐀𝐫𝐦𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐓é𝐥𝐥𝐞𝐳 𝐅𝐢𝐠𝐮𝐞𝐫𝐨𝐚. Con tecnología de Blogger.

Buscar en este Blog